jugadoras de rugby

El rugby femenino, ni es rugby, ni es femenino… ¿Cuántas veces habrás escuchado ésto? Nuestro post de hoy va a modo de homenaje a todas esas mujeres que abrazan éste deporte sin importarles tanta tontería.

El mundo cambia gracias al ejemplo

En un mundo en el que hasta el deporte se ha tenido que vestir de celeste o de rosa. Donde los deportes de contacto, de fuerza, eran los de los hombres y los deportes suaves y gráciles los de las mujeres. Donde los niños se manchaban de barro y las niñas jugaban con los lacitos  intactos hasta el final. En ése mundo, hemos crecido muchos de los que hoy ya tenemos cierta edad.

No obstante y sin apenas visibilidad mediática, surge una estirpe nueva de mujeres. De repente hay mujeres que empezaron a decir en voz alta “quiero jugar al rugby“. Ellas son las que se ríen cada vez que las cuestionan  por jugar al rugby.  Las que distinguen perfectamente el deporte de la sexualidad de cada quién.

Éstas nuevas mujeres ya se han acostumbrado a pasar de comentarios como: “Ese deporte no es para chicas”, “Si juegas al rugby eres lesbiana, ¿no?”, “Eres poco femenina”, etc. Éstas mujeres son las que siguen adelante para dar el ejemplo a las nuevas generaciones. Las que enseñan bien la lección a las niñas, a las mujeres del mañana, y les dicen: puedes hacer lo que tú quieras.

Jugar al rugby es divertido, emocionante, agotador. Pero ¿tiene que ver con la sexualidad en algún punto? el mensaje de las mujeres jugadoras de rugby es que no, desde luego que no.  Allí están ellas demostrándolo y construyendo una nueva sociedad en la que las personas elijan libremente lo que quieren hacer.

Entrevistada por la prensa, Sofía González (capitana argentina) señalaba : “Creo que tiene que ver mucho con nuestras familias. Desde chicos nos dicen que a la nena hay que regalarle una escobita y a los nenes un autito. Yo creo que tiene que ver mucho la sociedad, el rugby es una disciplina como cualquier otra y no tiene género.”.

El comienzo en los ´80

El rugby femenino empezó en los años ´80 en Gran Bretaña. Las primeras mujeres que lo habían practicado en sus años de universidad, empezaron a interesarse por formar clubes al terminar sus estudios. Una de las precursoras, Carol Isherwood  declaró cuál era su planteamiento. Decía: “No entiendo porqué los varones deberían apropiarse del rugby porque para mí es el mejor del mundo. Y si quieres tanto algo, trabajarás para conseguirlo. Eso hicimos.” Así, fue posteriormente elegida como la primera presidente de la Women’s Rugby Football Union (WRFU), fundada en Londres en el año 1983.

Al poco tiempo empezó a haber competencia internacional. Y nuevamente Isherwood estuvo al frente, como capitana de Gran Bretaña primero y después de Inglaterra en la final de la primer Women’s Rugby World Cup en 1991.

Entre sus obligaciones cuando era voluntaria, estaba producir una publicación donde explicase a las jugadoras cómo podían armar su propio equipo. Les daba un simple consejo que resultó de lo más efectivo: “vayan a un club de rugby y díganles que los domingos crecerá lo que genere su bar si tienen un equipo femenino”.

Ella misma recordaba con orgullo en una entrevista:”Pasamos de 12 a unos 70 equipos en tres años”. Señalaba: “Trabajamos mucho en esos días viendo como conectar con los clubes masculinos, vendiéndoles como un equipo femenino podía ayudar.”

Mientras, en España, el rugby femenino comenzaba tímidamente a finales de los 70. Aunque no fue reconocido hasta 1983 por la Federación Catalana de Rugby para luego extenderse por el resto del país. En 1991 el número de equipos llegaba a 27.

Todavía hay mucho por hacer

En el caso español, el equipo con más seguidores en rugby es el masculino de rugby XV, que se quedó a las puertas del Mundial de Japón 2019. No obstante, quien ha cosechado mayor cantidad de éxitos es el combinado  femenino de rugby seven, seguidas del femenino de rugby XV.

En éste sentido, José Luis Torrijos (de la Universidad de Sevilla) señaló “la necesidad colocar los éxitos deportivos de una mujer a la misma altura que los de un hombre…  Se hace la ‘competencia‘ a las ´actrices, modelos, esposas o novias de deportistas´, que son las mujeres que más aparecen en los periódicos deportivos en papel”. Sí que hay mucho por hacer, verdad?

Víctor García, de El Confidencial, señalaba meses atrás: “Todos estos logros de las Leonas existen sin una liga profesional de rugby XV, sin una liga de rugby 7”.  Por otra parte, la selección de rugby femenina de España, tampoco participa en el 6 naciones femenino, dado que los equipos que participan son los mismos que lo hacen en la categoría masculina. Patricia García cuestiona: “¿por qué no al contrario?”.

Empezamos a recorrer el camino

Es necesaria más visibilidad, más apoyo de patrocinadores a las mujeres del rugby como ya lo están haciendo marcas como Joma o Iberdrola. Más apoyo a estas mujeres nuevas que son nuevos referentes de una sociedad donde la igualdad tiene que ser un hecho.

Necesitamos más difusión masiva de los valores del rugby. Éstos valores se hacen verdad también en la piel de las mujeres. Como reflejan las palabras de una de nuestras leonas:

“No soy la única que considera la importancia de compartir la pasión, de luchar dándolo todo en el campo para demostrar a todas esas niñas cómo se pelea por los sueños, cómo se cuida de la manada o lo importante que es para el futuro dejar la camiseta en un lugar un poquito más arriba de donde te la encontraste, si puedes. ” (Patricia García)

Mujeres cómo ellas han abierto el camino hacia ese mundo ideal que soñamos para nuestros hijos. En los años ´60 – ´70, Carol Isherwood era una niña que anhelaba las oportunidades deportivas que sus compañeros de colegio tenían aseguradas.

Hoy estamos más cerca de conseguir ese sueño. Necesitamos la fuerza de una leona para alcanzarlo. Y ellas necesitan de nuestro apoyo incondicional para conseguirlo. Hay algo más empapado del espíritu del rugby que ésta lucha?

 

 

 

 

 

 

Author: Jugar al rugby

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *