la motivación en el rugby

¿Te has preguntado alguna vez porqué en el rugby se habla tanto de motivación? ¿Acaso en otros deportes no es necesaria? Vamos intentar explicarte porqué en rugby la motivación es un aspecto  fundamental.

En el rugby encontramos una combinación casi explosiva de contacto físico, intensidad, resistencia, fuerza, estrategia.  Sin la adecuada motivación, éste cóctel puede desencadenar muchas veces en ansiedad, estrés, miedo al fracaso, etc.

Es muy lógico que los jugadores puedan sentir esa ansiedad e incluso tengan pensamientos negativos inseguridad o tensión. Y más aún a medida que se acerque el día del partido. En ese momento, saben que les tocará resistir golpes y caídas, y que tendrán que enfrentar al contrincante con el cuerpo y el alma.

Cada uno sabe que debe acometer su labor con valentía, que si no derriba al adversario, le deja a su compañero el doble de trabajo por tener que hacerse cargo del trabajo que él no hizo.

Además, la presión mental de evaluar a cada paso la estrategia, sumada a la intensidad física y al compromiso con el equipo, podrían tornarse insoportables si el jugador no tiene bien claro porqué esta haciendo todo ésto.

Muchas veces, el plus que aporta la fortaleza mental puede ser lo que hace la diferencia, más allá de los factores físicos o estratégicos.

Ésta fortaleza se consigue con motivación:

ALL BLACKS RUGBYGracias a un buen planteamiento motivacional conseguiremos que los jugadores entrenen con entusiasmo. Aún si hace frío o calor, si llueve o si están cansados por el estudio o el trabajo. El compromiso con el grupo y el deseo de superación personal pesarán más en su balanza, y esas o cualquier otra excusa desaparecerán.

Y éste es otro beneficio de la motivación. El hecho de llegar a los partidos bien entrenados, dará más confianza a los jugadores y será al mismo tiempo otro elemento de motivación.

las 7 llaves que abren la puerta a la motivación:

  • reducir la ansiedad minimizando la importancia de la amenaza.
  • aumentar la sensación de control
  • conocer profundamente a todos los jugadores y ofrecer a cada uno el apoyo que necesita
  • escuchar, sonreír, hablar con los jugadores ofreciéndoles contención
  • subrayar continuamente la necesidad de superación personal y fortaleza del equipo por encima del triunfo sobre el rival
  • insistir en el compromiso con el equipo y en sus consecuencias: ningún jugador se sentirá solo ante el peligro y deseará que sus compañeros se sientan igual
  • enfatizar el sentimiento de fortaleza ya que todos los jugadores desean lo mismo

Con ésta receta siempre presente y con todas las ganas de siempre se consiguen verdaderos guerreros del rugby. Adelante valientes!

 

 

 

 

Author: Jugar al rugby

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *